En su indagatoria de ayer afirmó que la víctima le quitó el seguro al arma cargada con postas de goma. También habría manifestado que si su labor fuera deficiente como funcionario policial no lo habrían ascendido.

El sargento de policía detenido desde el sábado pasado por dispararle en el pecho, con una escopeta cargada con postas de goma, a una joven de 27 años en una parada de colectivos de la avenida Cabred casi Uruguay, fue indagado ayer en el Juzgado de Instrucción 3 y su coartada apuntó a que las lesiones en el pecho de la víctima fueron producto de un accidente, un supuesto forcejeo que derivó en el grave desenlace.

La declaración del suboficial de 36 años fue que su coartada se basaría en una llamativa versión de accidente provocado por la víctima que le sujetó la escopeta Browning al efectivo del Comando Radioeléctrico Zona Oeste (Unidad Regional X) cuando intentaba repeler una pelea que se desató en plena calle y entre jóvenes que habían salido de bailar de un local a pocos metros.

Hasta el momento, la versión que dio se contradice con los videos captados por ocasionales testigos del momento en el que se desplegó la patrulla del Comando Oeste a la par de la Dirección Infantería.

Tampoco resultaría creíble que un sargento entrenado por la fuerza de seguridad no tenga reacción apropiada para evitar que una joven de casi la mitad de su peso y contextura tenga capacidad para intentar siquiera quitarle el arma larga de las manos.

Tras notificar su defensa particular y declarar ante secretarios del juez Fernando Luis Verón, presentó una solicitud de excarcelación y fue imputado provisoriamente en la causa por “lesiones leves, agravadas” por su condición y situación de funcionario policial.

“No me habrían ascendido”

En un tramo de su indagatoria, el efectivo policial también remarcó que cuenta con la instrucción y conducta suficiente para enfrentar el tipo de contingencia como la de la madrugada del sábado 30 de octubre. “Si no estuviera capacitado no me habrían ascendido en mi carrera”, sostuvo ayer, según las mismas fuentes.

En cuanto a su nivel de instrucción y legajo policial, se pudo establecer de acuerdo a voces incuestionables de la fuerza de seguridad, que el sargento acarrea antecedentes por violencia de género y una causa por delito contra la integridad sexual.

En 2006 cuando estaba afectado como funcionario en Montecarlo fue denunciado por una joven por “abuso sexual simple”.

Su registro indica también que en tres oportunidades y hasta 2013 sumó denuncias por violencia de género presentadas por su concubina.
Una alta autoridad policial resumió la sensación ante este contraste: “No sabemos cómo llegó hasta hoy como integrante de la Policía de Misiones”.

Cabe señalar que fue pasado a disponibilidad de inmediato se conoció el ataque a la joven de 27 años que continúa internada y su evolución será determinante para que declare y el caso pueda esclarecerse.

Le extrajeron balines del pecho 

La joven de 27 años permanece internada en el Hospital Ramón Madariaga y ayer fue intervenida quirúrgicamente. Le extrajeron las postas de goma incrustadas en el pecho. Se comunicó que la víctima se encuentra en un delicado estado emocional, confirmado además por sus allegados, quienes remarcaron que serán clave para su evolución las próximas horas en las que se espera también que pueda declarar y dar su versión de lo sucedido.

Momentos antes que el sargento le disparara, ella observó que una joven era zamarreada de los cabellos por un policía y se acercó para que la soltaran. En ese instante se escuchó el disparo de escopeta a corta distancia, confió un familiar consultado ayer en base a lo que hasta el momento la joven pudo recordar y contar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *