Fue detenido por pedido del juez de Instrucción 7, Miguel Mattos, denunciado por violencia de género y no respetar las restricciones de acercamiento a su expareja. Además, lo acusan de llevarse un automóvil de la denunciante, una mujer de 32 años.

Antes de iniciar la jornada laboral tuvo que subir a un patrullero. Así fue la situación para un chofer que trabaja para el “Grupo Z” quien fue sorprendido por efectivos de la Dirección Homicidios quienes le exhibieron una orden de detención por “violencia de género” y “desobediencia judicial” que fueron tramitadas en el juzgado de Instrucción 7 de esta capital.

El hombre de 36 años era buscado hace varias semanas luego de ser denunciado en la Comisaría de la Mujer de Candelaria por su expareja, quien además señaló que se llevó su vehículo sin autorización.

Fuentes consultadas señalaron que el procedimiento tuvo lugar alrededor de las 14 de ayer en inmediaciones a las avenidas Lavalle y Comandante Andresito cuando el sospechoso iba a subirse al colectivo de la línea 7, interno 1006 de la empresa Nuestra Señora del Rosario, unidad que conduce hace varios años.

Está acusado de desobediencia judicial y el juez Miguel Mattos había requerido su detención, en el marco de la presunta violación de una orden de restricción de acercamiento para con su exmujer y además para indagarlo sobre el presunto delito de hurto, que consistió supuestamente en llevarse un automóvil de la denunciante de la vivienda en la localidad de Candelaria dejando únicamente la documentación y una copia de las llaves de encendido.

Las voces que investigan el caso, confiaron a este Diario que el colectivero acarrea varias denuncias penales en su contra por situaciones de “violencia intrafamiliar” y que, por dicha situación, la mujer solicitó la exclusión del hogar, lo que se concretó el año pasado. Hace pocos días pidió una restricción de acercamiento o prohibición perimetral por temor a sufrir algún ataque en su casa.

El hombre en principio habría quebrantado dicha orden judicial en reiteradas oportunidades de acuerdo a la última presentación frente a las autoridades policiales. Ahora deberá enfrentar también cargos por el supuesto hurto del automóvil, lo más reciente.

Sin autorización

El hombre aseguró que el vehículo es de ambos. Se lo llevó aparentemente sin la documentación que estaría a nombre de la denunciante, con quien tiene un hijo menor de edad.

Durante las próximas horas el colectivero será trasladado al juzgado ubicado sobre la calle Pedro Méndez casi avenida Uruguay para la correspondiente audiencia indagatoria. Mientras tanto permanece alojado en la Comisaría de la Mujer de Candelaria, dependencia de la Unidad Regional X.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.