El miércoles se hicieron nuevos estudios, tras una primera observación, se determinó su buena calidad para el consumo. El informe con mayores parámetros analizados estará en siete días.

Primero la rotura constante de los caños y ahora la calidad del agua. Los obereños no tienen respiro con los problemas que surgen con el servicio del vital líquido. Luego de la denuncia de la bioquímica Mariel Koch, responsable del Laboratorio de Control de Calidad de Aguas y Efluentes, que dejó entrever que el agua que distribuye la Cooperativa Eléctrica Limitada de Oberá (CELO) no es potable, todavía no hay un informe final al respecto, aunque desde el EPRAC se aseguró que ante los análisis primarios, el agua que consumen está dentro de los parámetros establecidos en el Código Alimentario Nacional y la OMS.

Por todo lo sucedido, la Defensoría del Pueblo solicitó al EPRAC que verifique la calidad del agua potable. En la nota Carlos Bernhardt pidió al Ente Provincial Regulador de Agua y Cloacas (EPRAC) presidido por Daniel Di Stefano, que tome cartas en el asunto.

Daniel Di Stefano, presidente del EPRAC, manifestó que “el Ente intervino a partir de la denuncia pública que ha hecho la bioquímica de la Cooperativa, aunque esta denuncia no se ha hecho en nuestra institución. Desde el Ente se ha hecho un control de calidad de agua en la ciudad de Oberá, mediante un convenio que tenemos con el laboratorio del Ministerio de Salud Pública de la provincia de Misiones”.

El funcionario explicó que se tomaron cinco muestras, dos en la salida de planta y tres en distintos puntos de la ciudad, en los extremos de red. “Por cada muestra que se realiza en esta situación, se evalúan más de 10 parámetros físicos, químicos y biológicos. Esto nosotros lo hacemos de manera habitual, no solamente en la Cooperativa de Oberá sino también en distintos puntos de la provincia, en distintos prestadores”, precisó.

Además agregó que estas evaluaciones son parte de un programa de “agua segura para los misioneros” que posee el EPRAC en conjunto con el Ministerio de Salud de Misiones y se realizan de manera permanente en toda la tierra colorada con el equipo técnico.

Por otra parte, Di Stefano, indicó que en la jornada del miércoles “se le solicitó e intimó a la CELO, a través de una nota, que en el término de las próximas 72 horas hábiles se le entregue al Ente Provincial Regulador de Agua y Cloacas todas las copias de los estudios que se realizan de manera habitual”.

Luego, de contar con los documentos, desde el organismo se realizará un análisis de los mismos y se cotejará con lo denunciado por la profesional que se desempeña en la Cooperativa, “para conocer si la información es consistente. Ver si hay anomalías y en el caso de ser necesario tomar medidas”, adelantó el titular del EPRAC.

En cuanto a las muestras que tomó el equipo técnico del Ministerio de Salud y el EPRAC en Oberá, de acuerdo a los primeros análisis, dan cuenta del buen estado para el consumo del agua, aunque recién en siete días estarán los resultados finales, donde se analizarán más parámetros.

Para llevar tranquilidad a los vecinos de la Capital del Monte, el presidente del EPRAC aseguró que “los controles en las plantas de agua se realizan día a día y son constantes, podemos afirmar que el agua que se consume en la ciudad de Oberá se ajusta a lo estipulado en el contrato de concesión, en el código alimentario y también lo que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS). Para nosotros es importante recalcar esto, para llevarle tranquilidad a los vecinos. Además nosotros realizamos controles de manera periódica”.

Asimismo, el funcionario remarcó que “se está trabajando, de manera constante, diaria y los controles no son una vez al mes sino que se realizan todos los días. Si hay que realizar ajustes, se los hace en el momento”.

Sin diálogo con Koch

Por otra parte, Di Stefano insistió en que a pesar de haber intentado acceder a los estudios realizados por la bioquímica Mariel Koch no pudieron hacerlo. “Ni nosotros ni la CELO está accediendo a esta cuestión y no es la única persona que hace controles de calidad en la Cooperativa, intervienen varios bioquímicos y profesionales”, dijo.

También, dejó entrever, tal como lo habrían manifestado las autoridades de la Cooperativa Eléctrica Limitada Oberá, que estas denuncias se tratarían de problemas internos de la institución, aunque expresó que “es un hecho muy delicado -con el que no se puede jugar- y el sector jurídico del EPRAC está trabajando y analizando la situación pero la verdad es que es muy peligroso que cualquier individuo con responsabilidades, como lo puede tener esta bioquímica, pueda salir a hacer una denuncia tan delicada y tan importante como se realizó. Repito a nosotros los parámetros nos dan bien, el agua se ajusta a los códigos”.

Ante la situación, Di Stefano, detalló que estuvieron con equipo técnico en la localidad de Oberá trabajando en la planta, en los extremos y salida de red, “realizando controles y hasta ahora dan normal, tal como lo establecen los códigos”.

Asimismo, expuso que incluso, se hacen controles aleatorios en la comunidad. “Se visita a un vecino, se pide permiso para ingresar a su domicilio y se toman muestras para controlar la calidad”.

Por otra parte, sobre el pedido realizado por la Defensoría del Pueblo obereña, aseguró que se les responderá de manera formal y se explicará que se está trabajando en el tema. “Aunque gracias a los medios y las redes sociales, ya hemos respondido, que el agua se ajusta a lo establecido en el contrato de concesión, Código Alimentario Argentino y Organización Mundial de la Salud”, insistió.

Piden la renuncia del presidente

El consejero titular, Aníbal Guillermo Goncalvez, solicitó al Consejo de Administración de la CELO la renuncia del presidente de la misma.

En el documento presentado manifiesta que “a fin de alertar sobre las graves irregularidades que se vienen observando en la conducción de los destinos de nuestra institución por parte del presidente de este Consejo, que viene actuando de manera irregular, personalista, con falta de ética y nepotismo, esto es favoreciendo la irregular contratación de personas innecesarias sin respaldo económica que admite tales nombramientos”.

“(…) Además graves quejas aparejan el hecho del servicio de agua potable insalubre que está prestando la Cooperativa ocultadas por expresas instrucciones estipuladas por Presidencia a fin de evitar que la totalidad del Consejo conozca las irregularidades que están ocurriendo respecto de la potabilización del agua corriente en los sectores respectivos a efectos de arbitrar los medios para la solución de los problemas de saneamiento”, agregó.

Por todos los argumentos esgrimidos en la nota, Goncalvez, “en su deber como Consejero Titular alertar a los demás integrantes del consejo y pedir la renuncia del presidente, al que considero principal responsable de las irregularidades que venimos observando”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.