Las cifras son especialmente preocupantes porque el mes de abril es el último de la temporada lluviosa en la Amazonia, típicamente un período de baja deforestación.

La deforestación en la Amazonia brasileña alcanzó un nuevo récord para el pasado mes de abril, con más de 1.000 km2 talados. Esto equivale a casi 140.000 canchas de fútbol, según datos satelitales dados a conocer este viernes.

“Esta cifra es extremadamente alta para este período, muestra cómo la selva está bajo una inmensa presión este año”, dijo María Napolitano, responsable científica de la ONG WWF Brasil.

Datos y la polémica con Jair Bolsonaro

Del primero al 29 de abril se deforestaron 1.012 km2, casi el doble de la superficie arrasada en abril de 2021, cuando se registró el récord de 580 km2 deforestados, según datos oficiales del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE), que computa alertas diarias de deforestación.

En los cuatro primeros meses del año se deforestaron 1.954 km2 en la selva amazónica brasileña, casi el doble respecto al mismo período de 2021.

Bajo el mandato del presidente Jair Bolsonaro, quien presionó para abrir las tierras protegidas a la agroindustria y la minería, la deforestación anual promedio en la Amazonia brasileña aumentó en más del 75% con respecto a la década anterior, según cifras oficiales.

Un estudio publicado por un grupo de universidades y la ONG Mapbiomas, reveló que desde que Bolsonaro asumió el poder, en 2019, los órganos ambientalistas respondieron a solamente el 2,17% de las alertas de deforestación emitidas por el INPE, según apuntó la agencia AFP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.