La empresa contaba con un importante stock y así pudo cubrir la problemática. Entre conexiones nuevas y reconexiones, la empresa tiene 40 trámites por día, contó el gerente comercial Adrián Rivero.

Un faltante de medidores a nivel nacional dejó al límite a Energía de Misiones, es que los aparatos que utilizan las empresas se deben importar y se encontraban parados desde 2019. Esto obligó a las compañías de luz a arreglarse como podían para seguir cumpliendo con el servicio al público.

“Tuvimos respuesta esta semana que se destrabó a nivel nacional y van a comenzar a llegar nuevamente los medidores”, contó el gerente comercial de EMSA, Adrián Rivero.

En diálogo explicó que solucionaron el inconveniente debido a que “teníamos un stock importante, por lo que pudimos cubrir este tiempo, y justo cuando estábamos llegando al límite se confirmó que van a comenzar a llegar nuevamente“.

Rivero contó que la empresa importa los medidores monofásicos desde Brasil y los trifásicos desde China, pero debido a la burocracia que significa aprobar las resoluciones con los datos técnicos de los medidores para que se puedan instalar, la problemática data desde hace tres años.

Asimismo, contó “teníamos un stock bastante importante, por lo cual comenzamos a prever hace tres meses esta problemática que nos podía ocurrir y estamos bien. Hemos reutilizado medidores electromecánicos, y justo llegando al límite nos avisan que se normaliza los despachos“.

Durante los últimos meses la empresa recurrió al stock y a la reutilización, además de contactar a otro proveedores, pero la medida afectó a las empresas en general a nivel país. Ahora, las partidas de medidores llegarán dentro de 48 y 72 horas.

Conexiones nuevas y reconexiones: cuánto sale y qué trámites solicitan 

Por otra parte, Rivero contó que tienen unos 40 trámites por día en lo que corresponde a conexiones nuevas y reconexiones de medidores en los 19 distritos que cubre EMSA.

Explicó que el valor de bajada de un medidor de luz cuesta $2.580 (monofásico) y $9.560 (trifásico).

El asesor explicó que los trámites son tres: “documentación de tenencia del lugar (contrato de locación, título de propiedad, etc.); nomenclatura catastral del lugar (número de chacra, manzana, parcela, partida inmobiliaria, etc.); y identificación del usuario (DNI o si fuera una persona jurídica, el representante con un poder autorizado, contrato social y demás)”, sintetizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.