La Legislatura sancionó por ley el fomento de la producción, para carne y leche. Los antecedentes en el país, razas, mercado y comercialización.

Por iniciativa del diputado Martín Cesino y otros, y los legisladores mandato cumplido Aníbal Vogel, Horacio Mielniczuk y Gustavo González y otros, la Provincia adhirió a la Ley Nacional 27.076 que instituyó el Programa Federal para el Fomento y Desarrollo de la Producción Bubalina.

Estipula por autoridad de aplicación al Ministerio del Agro y la Producción que tendrá por funciones adoptar medidas de promoción y acompañamiento a los productores para lograr el mejoramiento de los productos del ganado bubalino; asegurar el fortalecimiento productivo a través de la ejecución de obras de infraestructura, adquisición de insumos, acceso a nuevas tecnologías, asistencia técnica y capacitación para los productores; y mejorar la competitividad del sector promoviendo la industrialización, comercialización y consumo de los productos y subproductos del ganado bubalino.

Asimismo deberá potenciar la producción en las microrregiones agroecológicas definidas, a fin de incentivar el arraigo en zonas rurales; brindar asistencia técnica para el agregado de valor de la actividad y desarrollar programas de capacitación en bienestar animal, higiene y salubridad, propiciando la adopción de prácticas de producción bajo normas de calidad, seguridad e inocuidad; diseñar e implementar programas de asesoramiento, capacitación y formación técnica destinados a los productores a fin de garantizar el mejoramiento de la producción de ganado bubalino; entre otras.

También se creó el Registro de Productores de Ganado Bubalino con el objeto de conformar una base de datos actualizada sobre productores, potencial productivo, cantidad de unidades productivas y todo otro dato de interés para la formulación de políticas y programas dirigidos al fortalecimiento de la producción bubalina.

“La ley tiene por objeto generar y promover políticas ganaderas específicas para la producción y óptimo aprovechamiento del ganado bubalino, en un marco sostenible en el tiempo, incrementando las fuentes de trabajo y permitiendo la diversificación productiva”, manifestó el miembro informante, legislador Mario Vialey.

“Esto brindará al Ministerio del Agro las herramientas para acompañar a los productores que hoy llevan adelante la producción de búfalo; y también permitirá a los pequeños productores disponer de una producción para consumo propio”, dijo Vialey.

Mercado y comercialización

Brasil tiene 30 mil animales registrados en la Asociación Brasilera de Búfalos y vende unos 6.000 novillos anuales en el estado de Rio Grande Do Sul, a razón de unos 500 novillos mensuales.

Esta carne es colocada en góndolas especiales para esta especie, en varios supermercados, con precios diferenciados, aprovechando las bondades de su carne: jugosa, tierna y con bajo contenido de colesterol.

En la Argentina la faena y comercialización de búfalos es similar a la de los bovinos. Comercialmente las medias reses se tipifican como los novillos overos negros con una ubicación del tipo tercera (U, U2), con un grado de gordura óptimo de 1º- 2º, en la mayoría de los casos.

Con los cruzamientos, estos animales de biotipo antiguo (mayor tamaño en la parte anterior o delantera), fueron tomando una conformación más armónica entre sus cuartos. Esto se comprueba en las faenas de los animales jóvenes de distintos cruzamiento entre razas.

Por ejemplo en el año 1994 se realizó una prueba de rendimiento con óptimos resultados. Se utilizó un novillito de 14 meses de edad y 360 kg, cruza de Murrah por Mediterránea, el animal pertenecía a la firma EMEBE SA, fue criado en los Esteros del Iberá, alimentado en pasturas naturales y se contó con el apoyo y coordinación del Ministerio de Ganadería de la Provincia de Corrientes, con la colaboración especial del Frigorífico Corrientes Tomas Arias SA.

Leche

Las razas más utilizadas en nuestro país para producción de leche son Murrah y Mediterránea. Como media de producción tenemos a Corrientes de 5-6 litros de leche, totalizando una producción anual de 1.200 lts/240 días lactancia.

La leche de búfala por ser diferente respecto a la composición química de la vaca, ha generado algunos inconvenientes en cuanto a la elaboración de sus productos lácteos. Con la tecnología actual se elaboran con excelentes resultados productos como: quesos, manteca, leche en polvo, leches maternizadas, leches fermentadas, helados, dulce de leche, etc.

Panorama

Argentina es el tercer productor en América, detrás de Brasil y Venezuela. Ha mejorado su nivel genético permanentemente. Se destacan tres razas: Mediterráneo, Murrah y Jafarabadi (en orden de importancia). La mayor eficiencia de conversión del búfalo con relación a los vacunos en los campos naturales ubicados en nuestro subtrópico húmedo, y la total coincidencia de la curva de requerimientos del rodeo con la curva de oferta forrajera, han posibilitado extraordinarios resultados.

En el NEA, se evaluaron datos de preñez de un 70%, con destete de 7/8 meses y unos 220 kg. A los 2 ½ años pesan aproximadamente 450/500 kg.

No se detectan problemas de infertilidad, ni partos anormales y son sumamente resistentes a las altas cargas de parásitos, en zonas bajas con drenajes ineficientes.

El objetivo de todos los trabajos de la especie desde la década del 80 a nuestros días es difundir e incentivar la producción del búfalo de agua, en zonas marginales para la actividad ganadera, buscando generar interés en los productores pecuarios, para que adopten la cría y engorde de búfalos como una alternativa de producción complementaria de las actividades pecuarias tradicionales.

Las condiciones ambientales imperantes en una vasta superficie del país: suelos anegados permanentemente o con inundaciones frecuentes, baja calidad forrajera, alta incidencia de parásitos y enfermedades, altas temperaturas promedio, (Esteros del Iberá, zonas bajas y anegadizas de Chaco, Formosa, norte de Santa Fe, Corrientes, Delta del Paraná) son limitantes para la producción vacuna y aptas para la cría de búfalos.

Se estima que en una superficie de alrededor de 8.000.000 de hectáreas (anegadizas, inundables, riberas, etc.) de la Argentina, incluyendo 2.000.000 de hectáreas de la Cuenca del Salado, son aptas para el desarrollo del “búfalo de agua” (Bubalus bubalis).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.