El conflicto bélico entre Rusia y Ucrania cada vez suma más consecuencias.

Debido al bloqueo de exportaciones de granos de Ucrania y las restricciones sobre sus propios envíos, Rusia pone al mundo en peligro de hambruna. Según expuso el jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell.

Las amenazas sobre la seguridad alimentaria y la “batalla de relatos” con Rusia sobre la realidad de las sanciones impuestas a Moscú, estarán en el foco de las reuniones de los ministros de Relaciones Exteriores del bloque este lunes en Luxemburgo.

“Estamos dispuestos a trabajar con la ONU para prevenir cualquier impacto indeseable de nuestras sanciones sobre la seguridad alimentaria mundial”, aseguró Borrell en un artículo publicado en su blog oficial.

El jefe de la diplomacia europea denunció “la opción política consciente de Rusia de ‘militarizar’ las exportaciones de cereales y utilizarlas como herramienta de chantaje contra cualquiera que se oponga a su agresión” en Ucrania.

Y agregó que si no se reanudan las exportaciones ucranianas por barco, se podría producir “una catástrofe alimentaria mundial”.

Las exportaciones y las sanciones

Josep Borrell además explicó que “Rusia transformó el mar Negro en una zona de guerra, bloqueando las expediciones de cereales y fertilizantes procedentes de Ucrania (…) y también aplica cuotas y tasas a sus propias exportaciones de cereales”.

Según el responsable europeo, las sanciones impuestas por el bloque no prohíben que Rusia exporte grano, siempre y cuando las personas o entidades sancionadas no estén implicadas en las operaciones.

“Somos totalmente conscientes de que hay una ‘batalla de relatos’ sobre esta cuestión” de las sanciones, admitió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.