Cristina Fernández es la dirigente con mejor imagen del Gobierno nacional, mientras que Patricia Bullrich por la oposición. El escenario actual es de tres tercios, donde se suma Milei pero de atrás.

Luego de muchos años de recibir promesas y tener expectativas sobre mejorar la situación económica, hoy la población argentina perdió la paciencia con la clase política y espera resultados inmediatos, no hay margen. Esa es una de las principales conclusiones del informe de junio de la consultora Zuban Córdoba y Asociados.

Ignacio Muruaga, analista político de esa firma, señaló que “lo que la sociedad quiere son resultados inmediatos, no importa qué medidas, hay un nivel muy bajo de paciencia respecto de la dirigencia política, es cada vez menos potable decirle a la gente ‘te voy a dar resultados de acá a dos o tres años’, la gente quiere resultados inmediatos”.

En declaraciones indicó que “hay una mayoría, un 68%, que se inclina por la idea del shock, pero es importante dilucidar que el shock no es apoyar una medida puntual, una dolarización sería un shock por ejemplo, pero no está decidida por qué tipo de medida sino que quiere un cambio urgente”.

Sin entrar a analizar si es posible o no un cambio económico inmediato, el consultor explicó que “a la sociedad argentina hace 10 años le venimos dando expectativas frustradas en lo económico y eso ha ido disminuyendo el margen de paciencia con los gobiernos”.

Los resultados de la última encuesta remarcan que la grieta es responsable para la gente: “Hay una mayoría de la población que cree que la grieta es un obstáculo para el desarrollo económico del país”.

Y consultado acerca del panorama político actual, proyectado hacia 2023, respondió que “al día de hoy se mantiene lo que llamamos el escenario de tercios: tercios similares en tamaño, el Frente de Todos, Juntos por el Cambio y la irrupción de las opciones liberales, que vienen más atrás pero consolidadas en un 20%”.

“Ese sería el escenario para el año que viene, un escenario de tercios imperfectos. Falta mucho tiempo y todavía no hay clima electoral instalado”, aclaró.

Desaprobación a Fernández

Muruaga expresó que la imagen del presidente Alberto Fernández lleva “prácticamente los mismos niveles del mes pasado, no hubo variaciones, 27% de imagen positiva y 65% de negativa, son los niveles donde está estancado hace varios meses, con una tendencia al alza de su imagen negativa pero probablemente haya encontrado el piso”.

La gestión igual: “en esos niveles, un 70% del país cree que estamos yendo en dirección incorrecta, un tono de 68 o 70% de valuación negativa”.

Dentro del Gobierno, sostuvo que Cristina Fernández es la dirigente con mejor imagen: “La dirigente mejor posicionada es CFK, es la figura política central del oficialismo y ahí está gravitando el tercio de la población que tiene una identificación muy fuerte con el oficialismo o peronismo/kirchnerismo, ahí ella sigue siendo la que monopoliza ese espacio en términos de imagen positiva”.

Bullrich, por la oposición

Continuando el análisis de la imagen de los dirigentes políticos, Muruaga señaló que “la única dirigente que seguimos teniendo con diferencial positivo, es decir, la resta entre imagen positiva e imagen negativa, da más positiva es Patricia Bullrich. Es la que tiene más imagen positiva”.

Al respecto del fenómeno de Javier Milei, que venía creciendo fuerte en los primeros meses del año, indicó que se estancó y empezó a descender.

“En estos momentos tiene más imagen negativa, que es una novedad de este último estudio. Venía en proceso de crecimiento de imagen positiva que se empezó a revertir en este último mes. Está con 51% de imagen negativa, un salto de 11 puntos respecto al mes pasado”, explicó el consultor.

“Son varias lecturas que podrían explicar este fenómeno pero se puede explicar por las últimas declaraciones donde habló sobre temas que son, de mínima, complejos para la sociedad argentina como es la discusión de la libre portación de armas, o el mercado de venta de órganos”, dijo.

Para el especialista “son temas que la sociedad argentina ve con ojos extraños, discusiones que nunca tuvieron. Cuando un dirigente que tiene tanta exposición empieza a hablar de esos temas es natural que la sociedad comience a verlos con ojos extraños”.

Por último “todos los dirigentes que hemos medido este mes tienen un salto de imagen negativa, de 5 puntos o más pronunciados como Milei”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.