Tras la sanción de una norma de asistencia integral, desde la Asociación Civil Creación destacaron los avances e insistieron en una legislación similar acorde pero provincial.

En Argentina, se aprobó una nueva ley destinada a la atención de pacientes pediátricos oncológicos. Con esta normativa, las obras sociales y prepagas tienen la obligación de cubrir los tratamientos de forma total. Además, la Nación brindará una asistencia económica a los familiares de estos chicos que se encuentran en tratamiento. Este beneficio, será del mismo monto de la Asignación Universal por Hijo con discapacidad.

En Misiones

En comunicación con la presidente de la Asociación Civil Creación, Marisa Omegna, opinó que para pacientes oncológicos “contamos con una ley nacional, pero es para todos, adultos y niños. El tener una ley oncopediátrica es mucho más favorable, porque la realidad de los niños es diferente a la de los adultos”.

Con los pacientes pediátricos, remarcó que “interviene la familia entera, porque tenemos un niño y acompañante”. Entre los beneficios, precisó que “tendrán algo que ya se tiene en la provincia, como pasaje gratis. En la ley nacional, ahora se hace más específico y habla de contar con un carnet desde que el chico es diagnosticado y que servirá hasta que tenga el alta. Esto es muy bueno, porque permitirá la cobertura 100% de todas las cosas que necesita”.

Lamentó que con obras sociales y prepagas “por ahora se cumple a medias y por eso, que ahora esté escrito es muy bueno”. Sin embargo, adelantó que en Misiones “seguiremos en la lucha para que se incluyan otras cosas más específicas”. En este camino para sacar una ley provincial, “pondríamos cosas que no quedaron muy claras en esta ley”, agregó.

Entre las necesidades específicas en la provincia, aparece el pedido de vivienda adecuada. Al respecto, compartió que “el niño que padece esta enfermedad se le bajan las defensas, necesita un baño instalado, una habitación adecuada, que son cosas que ayudan a tener un buen tratamiento”.

Con un trabajo con los niños con cáncer, aclaró que “todos apuntamos a lo mismo, a que el chico y su familia transiten esta enfermedad de la mejor manera posible, que estén cubiertos en todos”. Entre los puntos más favorables de lo aprobado, señaló que es conveniente “que esté cubierto en una ley que el padre o acompañante del niño tenga una licencia en el trabajo; que tengan una reinserción laboral los padres; que los chicos tengan una educación asegurada durante su tratamiento, para después reinsertarse en la escuela. A veces, los adultos nos olvidamos que siguen siendo niños y que tienen que jugar”.

En el país, indicó que “pertenecemos a la red nacional de ayuda al niño con cáncer y al trabajar tanto tiempo con fundaciones, vemos otras cuestiones que nos gustaría que se incluyan. Tal vez puedan hacerse cuando la ley se promulgue”.

En su experiencia como madre de un hijo que tuvo cáncer, Marisa Omegna recordó que “lo diagnosticaron a los seis meses de edad, ahora gracias a Dios está muy bien. Cuando uno recibe la noticia, necesita esa contención, saber dónde dirigirse y que existe una ley. En aquel momento, no conocía la ley, teniendo una obra social nos endeudamos para pagar el sanatorio, cuando nunca tendríamos que haberlo hecho”.

Por otra parte, aseguró que “hace 20 años hablar de cáncer era algo tabú y cuando andábamos con barbijo la gente se alejaba porque tenía miedo que él contagie algo. A estas alturas, por suerte, se habla más del tema. Con los niños hay un 70 a 80% de sobrevida cuando se toma a tiempo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.