Las intenciones de contratación de las empresas son “conservadoras” con una disminución de 7% respecto al período anterior.

El repunte del empleo y de la contratación de personal pospandemia parece haber encontrado su techo en la Argentina, de acuerdo al último informe de ManpowerGroup. El país sigue fuera del “rojo” en cuanto a la intención de los empleadores de incrementar su nómina, pero demuestra las perspectivas más débiles de la región.

“Veníamos con un crecimiento en las expectativas de empleo después de la pandemia, aunque cuando hacemos la comparación con otros países de la región, era un crecimiento moderado. Ahora nos encontramos con una desaceleración de eso y una caída respecto del trimestre anterior”, dijo al respecto Luis Guastini, director general de ManpowerGroup Argentina, en diálogo con iProfesional.

Vale la pena aclarar que se consultaron para este estudio a 700 empleadores durante julio, cuando la Argentina atravesaba dos recambios consecutivos de ministro de Economía y los valores del dólar no oficial y futuro (MEP) tocaban nuevos récords.

Las compañías pausaron las contrataciones. Algunas entonces temían no contar con los dólares para importar insumos y hasta evaluaron cortar turnos de producción. “Hubo un contexto de altísima incertidumbre y al ser esta una encuesta predictiva de cortísimo plazo, es muy sensible a ese cambio abrupto”, amplió Guastini.

La demanda en Argentina

ManpowerGroup mide trimestralmente la Expectativa Neta de Empleo (ENE), un indicador que se obtiene restándole a la cantidad de empresas que esperan sumar personal el porcentaje de las que van a disminuir la nómina.

En el tercer trimestre del año, el 27% de las empresas consultadas va a contratar talento, en tanto que otro 29% va a hacer recortes. Según explicó Guastini, tras desestacionalizar toda la serie –que ya lleva 17 trimestres consecutivos- para despegarla de situaciones coyunturales puntuales, eso arrojó una ENE de 9% para el tercer trimestre del año, unos siete puntos por debajo del trimestre inmediatamente anterior.

Esto quiere decir que para encontrar empleo, las personas tendrán que trabajar en su empleabilidad y ser estratégicos en cuanto a dónde buscar. Por caso, hay dos sectores que liderarán en el cuarto trimestre de 2022 las búsquedas de personal: Restaurantes y Hoteles, con una ENE de 16%, y Manufacturas con 11%.

Los sectores de Construcción y Educación, Salud & Gobierno reportan expectativas de contratación nulas. “Hubo sectores que sí se vieron afectados por escasez de insumos, por ejemplo, el de la Construcción, que siempre picaba en punta en nuestras encuestas de expectativas anteriores y en esta oportunidad no”, dijo el director general.

Por último, quienes reportan las expectativas más débiles son Comercio Mayorista y Minorista con una ENE de -19%, seguido por Bancos, Finanzas & Bienes Raíces que refleja una ENE de -12%.

Todos los sectores redujeron sus intenciones de contratar respecto a lo que exhibían en el tercer trimestre del año, cuando el impulso pospandemia perduraba. El mayor declive fue en el de Bancos, Finanzas & Bienes Raíces con una baja de 44%, seguido de una de 37% en Comercio Mayorista y Minorista. Hasta el sector de IT recortó 22 puntos.

Pese la cantidad de sectores que ahora tienen perspectivas de reducirse, Guastini aclaró que por el momento en ManpowerGroup no ven planes de recortes masivos de personal en las empresas. Dijo que por el contrario, “estamos en un momento de altísima rotación y de un freno a las contrataciones por la incertidumbre económica”.

Aún así, el directivo sugiere que hay medidas simples que en la Argentina se podrían tomar para impulsar la generación de empleo, sin necesidad de discutir una reforma laboral macro en este contexto complejo.

Por caso, sugirió que hay jurisprudencia de los años ‘90 generando multas a las PyME en juicios laborales por cuestiones que han quedado desactualizadas, por lo que podrían ser una vía para reducir los costos de la conflictividad laboral. “Si mirás las leyes laborales de otros países, no son tan distintas de las nuestras, pero nosotros tenemos más altos índices de conflictividad”, afirmó.

Por otro lado, “siempre estamos tan envueltos en solucionar los contextos y las urgencias, que no tenemos planes a mediano y largo plazo para volvernos más competitivos”, continuó.

“Somos también uno de los países donde hay más dificultad para conseguir talento con las habilidades necesarias en toda la región, y a la vez tenemos 8 de cada 10 jóvenes que no consiguen empleo, sobre todo porque no tienen experiencia. Y es que en términos de políticas públicas no tenemos normas simples. No tenemos políticas para favorecer la experiencia de determinados colectivos que no tienen acceso al mercado laboral”, amplió Guastini, y sugirió extender el período de prueba para que las empresas se sientan más motivadas a contratar jóvenes.

Por sectores

Para encontrar trabajo habrá que saber dónde buscar entonces, y no sólo en cuanto a sectores: las micro empresas (de menos de 10 empleados) muestran una ENE positiva de 15 puntos; y las compañías de entre 10 y 49 trabajadores, una de 3 puntos.

Esto quiere decir que las más chicas son las más proclives a seguir contratando en el último trimestre del año, ya que las empresas medianas (de 50 a 249 empleados) tuvieron una ENE de -5 y las más grandes, de -4 puntos, para el mismo período.

Falta mano de obra calificada

Mientras las cifras del desempleo en la Argentina habrían rondado 6,7% durante el segundo trimestre del año, según datos adelantados por el ministro de Economía Sergio Massa, una gran parte de las empresas argentinas no encuentran personal calificado para cubrir puestos de trabajo, desde expertos en sistemas hasta operarios para plantas fabriles de distintas industrias.

Según una encuesta de la consultora Manpower, el 73% de los empleadores argentinos tiene inconvenientes para encontrar los candidatos que necesita. El dato es el más alto desde que se comenzó a realizar el estudio, en 2010. Con este porcentaje -equivalente a siete de cada 10 empresas-, el país se ubicó en el tercer puesto a nivel regional, detrás de Brasil (81%) y Guatemala (77%), con mayores dificultades para cubrir puestos vacantes. Y apenas unos puntos por debajo del promedio global de la encuesta, que se hizo sobre un universo de 40 países, fue de 75%.

Por otro lado, un relevamiento llevado adelante por la Unión Industrial Argentina (UIA) mostró que el 26% de las empresas del sector tiene algún tipo de dificultad para cubrir vacantes. La problemática fue más recurrente en las medianas industrias, donde el porcentaje ascendió al 30%.

En el caso de las grandes, las dificultades en la búsqueda de personal afectan al 6% del total y al 25% en el caso de las micro y pequeñas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.