Pese a su declaración como «Reserva Natural Urbana» y el impulso de un proyecto de una ley en la Legislatura en ese sentido, toda el área sigue sufriendo el avance ilegal de obras. «Están provocando un enorme daño ambiental», graficó la tesorera Asociación Monte y Río, María Gabriela.

No pasó siquiera un mes desde que El Montecito de Villa Cabello en Posadas fue declarada como Reserva Natural Urbana y los graves problemas siguen a la orden del día.

Sumado a la imposibilidad para que los vecinos accedan al río, por parte de los dueños de los terrenos de la costa ribereña, ahora se suma el daño ambiental por construcciones privadas en la zona.

“Estábamos muy contentos con lo que se estaba haciendo, pero el sábado cuando llegamos al lugar, en lugar de encontrarnos con el color verde que preservamos, de repente era toda un área marrón, montículos de tierra por todos lados. Un desastre. Están provocando un enorme daño ambiental. Un ecocidio”, denunció la tesorera Asociación Monte y Río, María Gabriela.

Entrevistada la ecologista explicó que “se siguen avanzando con las construcciones. En toda el área hay un movimiento de suelo muy grande”.

“Es increíble que este club privado pueda intrusar el espacio de área especial ribereña sin ningún tipo de estudio previo de impacto ambiental para llevar adelante una obra clandestina”.

Gabriela repudió la situación y la calificó de “absurda”.

“Por un lado tenemos una resolución por parte de la EBY, que declara el espacio del lote 7 como área especial ribereña como una reserva urbana natural, y por otro lado, un proyecto de ley que se estudia en la Legislatura misionera, de la autoría del diputado Carlos Rovira, que impulsa la declaración no solo de esta área sino de otras, como reserva natural y ofrecer el tratamiento correspondiente”, se explayó.

Para la ambientalista, “lo triste es que cada vez es más difícil ingresar, porque hay un muro gigante en el camino de sirga ( que debían dejar los propietarios ribereños para uso público) que lo hemos denunciado varias veces en Obras Privadas de la municipalidad de Posadas, porque no tiene ningún tipo de cartel y sin embargo, la obra y el ecocidio sigue avanzando.

CAMINO DE SIRGA. Obra clandestina en la vía que va hacia la costa ribereña, que debería ser de uso público.

“Raro”

Para la tesorera Asociación Monte y Río, es muy raro que “se deje hacer movimiento de suelo muy cerca del río, algo que no se puede hacer”.

“Nos referimos al Club Pira Pytá, que ya ha cerrado una calle, ya que por ejemplo al final de la avenida San Martín no hay ingreso al río”, sostuvo.

Y reprochó: “Los posadeños no tenemos otra vincularidad con el río, más que la costanera. No hay una sola área natural donde acercarse y disfrutar”.

“Estos son los últimos 400 metros de costa natural. Supuestamente se abrió una cota y la costa del río ser iba a inundar, la gente de esos lugares se tuvo que ir a vivir a otros barrios, y ahora un sector privilegiado de la sociedad construye sus mansiones por el río y está todo bien. No podemos decir nada”, se enojó.

“No pueden hacer la vista gorda, estamos reclamando 421 metros de la ribera que por derecho nos pertenece”.

Luego de las innumerables denuncias ya realizadas, con el material recogido el sábado último se va a impulsar otra causa.

“Eran todas buenas noticia, en junio la EBY anuncia  que el lugar recibirá tratamiento de reserva, luego en agosto se iba a sacar una ley. Además hay otras promesas: un juzgado ambiental, un ministerio climático. Entonces, estamos con muchas promesas respecto al cuidado ambiental, pero pocas acciones”.

“Es muy raro que se sigan avanzando las construcciones, haciendo como si no hubiera herramienta legal que lo impida. No hay explicación y el deterioro que siguen haciendo es muy grande”, denunció.

Y finalizó: “La verdad que un pequeño grupo de personas sienta que el río les pertenece y al resto de los posadeños no, nos parece tristísimo, que por no poseer una embarcación, el vecino no pueda disfrutar, que para el pobre sea una utopía poder vincularse con el río”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.