Desde hace semanas está habilitado el tercer refuerzo pero la gente no accede. Autoridades señalan que “se dejó de percibir el riesgo de la enfermedad”

Vacunatorios de Misiones no registran  demanda de la quinta dosis anticovid

Al inicio de la vacunación, dos años atrás, los operativos extramuros eran de alta convocatoria.

El 30 de octubre el Consejo Federal de Salud (Cofesa) habilitó la aplicación de la quinta dosis o tercer refuerzo contra el Covid-19. Misiones adhirió a la medida, en tanto, según el Reporte de Inmunizaciones local ninguna persona accedió.

De acuerdo a datos oficiales actualizados al sábado 19 de este mes, un total de 139.661 misioneros tienen cuatro dosis y están en condiciones, habiendo pasado 120 días de la última vacuna, de colocarse la quinta.

No obstante, en las últimas tres semanas no hubo demanda del nuevo refuerzo anticovid. Por otro lado, en este mismo período de tiempo, siempre en función de las cifras de Salud Pública, se aplicaron 4.071 nuevas dosis ya sea para completar esquema inicial, o bien primer o segundo refuerzo.

“No hay más percepción del riesgo de la enfermedad para la gente”, señalan con preocupación las autoridades sanitarias al tiempo que destacan “las vacunas están los vacunatorios, hay Moderna y Pfizer”.

“‘Ya tengo la tercera o la cuarta; la quinta no hace falta’, te dice la gente cuando le ofreces la vacuna o comentan ‘ya no pasa nada con el Covid, es como una gripe’”, indican los encargados de los operativos que a diario deben lidiar con el rechazo de la vacuna.

Una situación que se percibe con frecuencia, en el marco de la búsqueda activa de la Campaña Nacional contra el sarampión, la rubéola, poliomielitis y paperas, los promotores ofrecen la dosis anticovid y la gente no accede.

La prioridad son los mayores de 50 años y personas con factores de riesgo, sin embargo las dosis están disponibles para cualquier ciudadano que la demande.

Balance de la campaña

Desde el inicio de la campaña de vacunación anticovid, en diciembre de 2020, hasta el sábado 19 en Misiones se aplicaron 2.221.136 dosis; de las cuales 978.351 corresponden a primera dosis, 822.277 completaron esquema inicial; y de ese total, 280.877 tienen tercera dosis y 139.661 ya se aplicaron cuarta dosis. Es decir que un porcentaje mínimo de quienes iniciaron la vacunación continuó con lo pautado por los lineamientos de Nación.

El esquema primario de vacunas impactó en la pandemia, tanto en la disminución de muertes como de internaciones en las unidades de terapia intensiva (UTI). Sin embargo, la población necesita acceder a los refuerzos para prolongar la eficacia y estar protegida, evitando desarrollar casos graves. Justamente por eso, los refuerzos se fueron habilitando por grupo etario desde diciembre del año pasado.

El escenario actual es de normalidad plena, sin restricciones ni obligatoriedad en el uso de barbijos; no obstante, el Covid todavía es objeto de vigilancia epidemiológica, puesto que se mantiene la circulación de la subvariante Ómicron BA.5.

“Es importante realizar los refuerzos porque la vacuna sigue siendo una de las herramienta más importante contra la enfermedad. Las vacunas salvan vidas. Los lineamientos técnicos recomiendan un refuerzo después de los 120 días de la última dosis aplicada, justamente para reforzar la inmunidad y continuar con títulos de anticuerpos elevados”, había manifestado Roberto Lima, jefe de Inmunizaciones de la cartera sanitaria local.

“Hoy estamos en una situación epidemiológica bastante envidiable. Las estadísticas las da el Ministerio de Salud Pública de la cantidad que estamos procesando, pero muy por debajo de lo que eran los picos de la pandemia. De hecho, casi no tenemos positivos”, había señalado Oscar Lezcano, director del Laboratorio de Alta Complejidad de Misiones (Lacmi).

“Seguimos haciendo los test rápidos de antígenos en Lacmi, pero pudimos cerrar el centro de testeos en el ex Materno. No hay demanda, la que tenemos es porque hay muchos otros virus estacionales que provocan una gripe y al estar congestionado, rápido se piensa en Covid. Pero es muy escaso”, había maniestado Lezcano.

Si bien se sigue testeando, no se emite parte local desde hace cuatro meses. A nivel nacional, en tanto, el boletín epidemiológico se difunde cada domingo.

Parte nacional

El Ministerio de Salud de la Nación reportó ayer seis muertes por coronavirus y 2.206 contagios en la última semana en la Argentina, lo que representa un 48% más de casos que el domingo pasado (1.486).

De acuerdo a los datos difundidos, la cantidad de muertes disminuyó 25% en relación a la semana pasada cuando se habían informado ocho fallecimientos.

De esta manera, suman 130.017 los fallecidos registrados oficialmente a nivel nacional y 9.723.924 los contagiados desde el inicio de la pandemia.

Durante la última semana murieron una persona en Corrientes, cuatro en Entre Ríos y una en Mendoza.

Según el Monitor Público de Vacunación, el total de dosis aplicadas asciende a 110.259.214, de los cuales 41.045.083 recibieron una dosis, 37.894.565 las dos, 3.157.920 una adicional, 21.789.923 el primer refuerzo, y 6.219.202 el segundo, mientras que las vacunas distribuidas a las jurisdicciones llegan a 118.174.042 y las donadas a 5.083.000.

Tras 6 meses, China notifica una muerte

China anunció ayer su primer muerto de Covid-19 desde mayo, un hombre de 87 años en Pekín, donde el aumento de contagios desencadenó progresivamente en cierres

de establecimientos y de comercios.

La Comisión Nacional de Salud anunció más de 24.000 nuevos casos positivos locales en 24 horas en el país, la inmensa mayoría asintomáticos.

Beijing, muy vigilada por el poder y los medios, reportó 621 nuevos casos. Parte de la población está confinada en sus casas y otra fue enviada a centros de cuarentena.

Pero a diferencia de brotes anteriores, las autoridades parecen querer evitar por ahora la imposición de restricciones generalizadas a una población que muestra una fatiga creciente ante las medidas anticovid.

Grandes centros comerciales de Beijing anunciaron el domingo su cierre. Otros redujeron su horario de apertura o prohibieron el servicio en mesa a sus restaurantes.

De hecho, muchos restaurantes ya no pueden acoger clientes en su interior, aunque los envíos a domicilio todavía se permiten.

A un año de Ómicron, la última variante del coronavirus

Cuando Delta era la variante a vencer por la ciencia, como si fuera un torbellino, Ómicron hizo su aparición. Es que el 9 de noviembre de 2021 se reportó el primer caso, aunque el primer aislamiento fue reportado 48 horas después, el 11 de noviembre, en Botswana. Su expansión fue meteórica: el 14 de noviembre apareció en Sudáfrica y de allí logró extenderse a toda la Tierra.

Ante su comportamiento, “el 26 de noviembre de 2021, sobre la base de la orientación proporcionada por el Grupo Asesor Técnico de la OMS sobre la evolución del virus, la OMS clasificó la variante B.1.1.529 como variante preocupante y le dio el nombre de ‘Ómicron’”, según se desprende de un comunicado de la OMS.

Al 5 de diciembre 2021, según resaltó el Ministerio de Salud argentino al informar el primer caso local, ya se había identificado en países de África, Asia y Oceanía; además de 17 naciones de la Unión Europea, en más de 15 estados de Estados Unidos, Canadá y México.

“Los virus tienen su evolución natural en la naturaleza según sus propias características y las del huésped. La intervención del ser humano hace que el curso pueda variar. Siempre se hizo hincapié en la importancia de que una gran parte de la población esté vacunada para evitar que surjan variantes de preocupación; y hemos podido ser testigos de un cambio en el curso de la pandemia a medida que aumentaba el porcentaje de personas con más refuerzos”, sostiene en diálogo con Infobae la investigadora del Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y Sida (UBA) y el Conicet, Mirna Biglione.

Para Pablo Bonvehí, jefe de infectología del Cemic y ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología, la variante Ómicron no fue reemplazada porque, “al haber una gran parte de la población ya vacunada, eso hace que sea más difícil que el virus progrese y pueda generar cambios tan grandes como para generar otra variante distinta, sino que esos cambios son menores producto de la inmunidad de la población, seguramente, por las vacunas y los que se han infectado anteriormente”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.