Frente al circuito comercial se formaron hasta seis filas de autos durante la tarde de ayer. Por momentos el tránsito se paralizó y automovilistas esperaron hasta 8 horas

Tránsito caótico y filas paralelas para cruzar desde Encarnación a Posadas

Las filas paralelas se formaron entre el centro de frontera y la rotonda.

Tras la decisión de evitar la carga estática sobre el puente internacional San Roque González de Santa Cruz, medida que entró en vigencia el pasado miércoles, la cabecera paraguaya exhibió ayer una postal caótica, con kilométricas filas de autos argentinos y paraguayos y de desorden sobre la avenida que conecta el circuito comercial de Encarnación con el centro de frontera, en el afán de cruzar hacia Posadas.

De acuerdo a imágenes y videos que circularon por redes sociales, se observó que en vez de la doble fila que se implementó días atrás -una de nacionales y otra de extranjeros-, hubo en total seis filas paralelas de rodados sobre la avenida y en las calles adelañas, mientras esperaban el turno para cruzar. Incluso, hubo quejas por gente que intentó adelantarse en la fila ante las prolongadas horas de espera para pasar la frontera, de unas ocho horas, consignó Itapúa Noticias.

Por momentos el tránsito en la avenida quedó completamente paralizado, hecho que generó malestar en los automovilistas, que calificaron la situación como “un verdadero infierno”. Un combo explosivo en el marco del feriado por el Día de la Soberanía Nacional que motivó el cruce de argentinos hacia Encarnación, quienes al momento de regresar al país se toparon con extensas filas.

El desorden se concentró en la vía de ingreso a Encarnación, frente al circuito comercial, puntualmente entre el centro de frontera paraguayo y la rotonda de la avenida San Roque González de Santa Cruz. Prácticamente, en ese trayecto, las filas se multiplicaron en un trayecto de unos 500 metros.

Desde Paraguay la reacción de las autoridades -Tránsito municipal, principalmente- para resolver el caos también fue tardía. Sin embarrgo atribuyeron a dos motivos: por un lado, por la gran demanda de cruces de argentinos y paraguayos; por otro, por el menor funcionamiento de las casillas de Migraciones en el feriado, de unas cinco en total.

En medio de este contexto caótico en el tránsito en el vecino país para trasponer la frontera, durante la jornada proliferaron las quejas de automovilistas ante el cobro de coimas para poder adelantarse en las filas, de unos 10.000 pesos, alertó el medio En Línea.

Ante este panorama, desde Encarnación insisten en la celeridad de obras para el desvío por detrás de la Aduana paraguaya, en el afán de evitar que las filas se concentren sobre el circuito comercial, por lo que ayer volvieron a solicitar la agilidad de los trabajos que ya vienen en ejecución y se pongan en funcionamiento antes de fin de año cuando se espera que la concurrencia sea aún mayor.

Una jornada caótica

“De dos filas se pasó a ver la presencia de cinco filas”, comentó Alcides Brizuela, director del Centro de Frontera en la cabecera de Encarnación, para resumir la jornada que se registró ayer en la Perla del Sur.

En diálogo con El Territorio, afirmó que “no es la primera vez que estamos observando esta situación, ya que siempre que llega fin de año, la cola de vehículos que quiere pasar a Posadas, como también de los que quieren cruzar a Encarnación, se vuelve infernal”. El caos que se observó ayer se vivió cinco días después de la recomendación en conjunto entre Argentina y Paraguay para evitar que la espera se concentre sobre el viaducto internacional, tras las recomendaciones de técnicos de la Dirección Nacional de Vialidad luego de los trabajos de mantenimiento sobre la estructura.

“Hubo un paso muy lento en el lado argentino, con pocas casillas en funcionamiento -cinco en total-, además de que hubo muchos argentinos que vinieron por el feriado”, señaló al respecto.

En este sentido, Brizuela insistió en la celeridad de trabajos de infraestructura en ambos márgenes del centro de frontera para evitar las largas filas.

Celebridad en obras de desvío

Por su parte, el concejal encarnaceno Andrés Morel dialogó con este matutino y manifestó que “se notó que el flujo de tránsito no fue como habitualmente debería ocurrir y la aglomeración de vehículos superó todas las expectativas”, en medio del feriado argentino.

“Claramente se mostró que el circuito comercial colapsó y que los vehículos no podían moverse por la cantidad de personas y de vehículos que había, por lo que se pasó a ver que en vez de dos filas de autos había entre cuatro y cinco filas para intentar cruzar a la Argentina”, agregó. Luego, dijo que la mayoría de los vehículos que buscó trasponer la frontera Encarnación-Posadas eran paraguayos, pero que “hubo una importante presencia de argentinos aprovechando el feriado nacional, además de que los argentinos tienen prioridad en el paso”.

Ante este panorama, que se acentuará aún más con el clásico movimiento de fin de año por las fiestas y las vacaciones, desde Encarnación insisten en la celeridad de obras de desvíos para evitar que las filas se hagan sobre la avenida frente al circuito comercial sino por detrás de la Aduana paraguaya.

“Esperamos terminar las obras complementarias para liberar el tránsito sobre el circuito comercial porque este problemas de las filas es un hecho extraordinario y que desde hace muchos años que se repite. Mientras que no cambien las políticas de agilización en el movimiento fronterizo, este escenario de largas filas continuará repitiéndose”, subrayó Morel.

Además, acotó que ayer se habló con autoridades de Asunción para pedir una agilización de las obras. “Viene ahora una estructura que se ubicará en la intersección con el puente internacional que desviará la entrada y salida del país para ordenar el caos, además de que se trabaja en la capa asfáltica para garantizar un mejor tránsito”, manifestó Morel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.