Cumplió una condena, salió en libertad y a los cuatro días lo atropellaron. La Policía identificó a la presunta implicada en el hecho, pero dejaron que continúe la marcha

Conocido exconvicto sufrió grave accidente e investigan las causas

El accidente ocurrió sobre la calle Gobernador Barreyro, esquina Catamarca.

El pasado viernes 6 de enero, Luis Miguel “Pato” Cantero (37) egresó de la Unidad Penal Uno de Loreto como un hombre libre tras purgar diez años de condena por robo y abuso de arma de fuego, hechos que fueron perpetrados en Oberá.

Entre sus pertenencias guardó cuidadosamente el certificado de “Cumplimiento de pena”, emitido por el Servicio Penitenciario Provincial (SPP), a partir del cómputo del Tribunal Penal Uno de Oberá.

Estaba ansioso por reencontrarse con su esposa y sus cinco hijos. Entre otros planes tenía todo organizado para comenzar a trabajar en construcción con su papá, aunque primero pensaba disfrutar de algunos días en familia.

Pero apenas cuatro días después de su liberación protagonizó un siniestro vial cuando conducía una moto sobre calle Gobernador Barreyro casi Catamarca, en el centro de Oberá.

Según las primeras investigaciones policiales, no habría sido ajeno al hecho un coche conducido por una mujer, al tiempo que Cantero padeció graves lesiones y se halla internado en terapia intensiva en el Hospital Samic de Oberá.

En diálogo, su concubina Romina Meza se mostró muy consternada por la situación y mencionó que la vida del padre de sus cinco hijos pende de un hilo.

“Los médicos me dicen que está muy grave y lo mantienen en coma inducido. Tiene fractura de cráneo, lesiones en el tórax y pulmón”, precisó.

Por otra parte, mencionó que si bien en un primer momento en la Seccional Primera le informaron que no había pistas sobre la intervención de otro rodado en el accidente, luego señalaron que hallaron indicios de la presunta participación de un coche en la secuencia. “No creo que mi marido se haya caído solo y espero que la Policía encuentre al responsable de lo que pasó”, remarcó Meza.

Suspicacias

El siniestro vial se produjo en una zona residencial del centro de Oberá. Cantero quedó tendido sobre Gobernador Barreyro, esquina Catamarca.

Al respecto, un vocero del caso indicó que en el lugar del hecho la Policía identificó a la conductora de un coche que podría haber tenido participación en el accidente. Se trata de una vendedora con residencia en otra localidad que estaba en Oberá por razones de trabajo.

A pesar de los indicios, llamativamente el rodado no fue secuestrado y ni la conductora sometida al test de alcoholemia, como es protocolo en siniestros con heridos graves, como este caso.

La Policía sólo le tomó los datos a la propietaria del coche y le permitió que continúe su marcha.

De todas formas, ante la consulta de este matutino, desde la Unidad Regional II indicaron que la mujer está identificada y en los próximos días será citada, al tiempo que el vehículo será sometido a pericias, lo mismo que la moto de Cantero.

Por su parte, un vecino de calle Catamarca contó que llegó al lugar cuando ya estaban la ambulancia y una patrulla, instancia en que observó un coche de color oscuro estacionado, con balizas encendidas y una mujer que hablaba con un policía.

“El auto estaba por Catamarca, a unos 20 metros del señor de la moto que estaba sentado sobre calle Barreyro. Al lado del auto había una señora que le dijo a un policía que no le secuestren el auto. Es lo que alcancé a oír”, precisó el testigo.

En tanto, Romina Meza contó que el martes por la noche su pareja salió a comprar algo para la cena. La familia reside sobre calle 25 de Mayo, a un par de cuadras del lugar del accidente.

“Espero que la Policía investigue en serio. Mi marido cumplió su condena y tiene cinco hijos que hoy no quieren comer y lloran por el papá”, reflexionó apenada.

Antecedentes varios

El 6 de enero pasado, Luis Miguel Cantero cumplió íntegramente la pena impuesta por “robo tres hechos y abuso de arma agravado por haber sido cometido contra un miembro de la fuerza policial”, tal como se cita en el correspondiente certificado.

Según el Tribunal que lo condenó, el imputado perpetró tres robos en diferentes puntos de Oberá, dos de ellos fueron a mano armada bajo la modalidad motochorro, y el tercero cuando ingresó a una casa para robar una moto y en la huida se tiroteó con la Policía.

Por este último hecho se agravó la acusación y la posterior condena que ya cumplió.

Pero años antes el nombre de Pato Cantero tuvo repercusión en los medios cuando fue juzgado por un intento de homicidio, aunque en aquella ocasión fue absuelto por el Tribunal Penal Uno de Oberá al no haber pruebas contundentes en su contra.

El juicio se celebró a mediados de 2013 y el implicado ya estaba privado de su libertad desde un año antes por otros delitos.

En el debate oral de 2013 se ventiló un hecho registrado el 18 de diciembre de 2011, sobre calle Finlandia de Oberá, circunstancia en que el imputado circulaba en moto y tuvo un entredicho con Carlos Daniel Gómez, quien era su amigo.

Cantero bajó del rodado, discutió con Gómez y se fue. Pero luego, y en circunstancias poco claras, el amigo sufrió varios disparos.

Durante el debate, la víctima -que se salvó de milagro- aportó su versión de los hechos y reconoció que dudaba de que Cantero le haya disparado. Dijo que no vio al agresor y que despertó en el hospital.

En consecuencia, para los jueces el aporte de la víctima y de los testigos, como las escasas pruebas de la fiscalía, no fueron suficientes para incriminar a Cantero y lo absolvieron por el beneficio de la duda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.